“A la cofradía de los Dolores”

No escribo con vana intención sino con palabras que agradecen vuestra atención.
     Me he criado en el mundo cofrade y desde pequeñita ya sentía la emoción de salir en procesión, pues las lagrimas de la Virgen me bañaron con su amor. Por eso solo tengo palabras de agradecimiento y no de rencor.
     Gracias debiera dar a esta cofradía en general pero no sin antes citar al costalero que sobre sus hombros la Virgen llorando va, aunque la van meciendo para su dolor quitar; a la camarera que con su mantilla de luto negro rezando va; al monaguillo que perfuma con aroma de incienso las calles de Graná; al nazareno que con vela empieza su caminar; al que porta la cruz de guía que a todos el camino quiere indicar; al penitente que con pies descalzos y cruz a cuestas penitencia cumpliendo está; al cirial que con su luz a la Virgen no deja de iluminar; al ·aguaor” que la sed de los costaleros quiere calmar; al capataz que con su voz bien sabe guiar y no cesa de alentar a sus hermanos costaleros con palabras de ánimo para que puedan aguantar, y no me puedo olvidar de los músicos que con hermosa marchas el paso nos hacen llevar, emocionando en cada chicotá a la gente que en las calles ve pasar a la Virgen de los Dolores, esa bella a Virgen de Graná.
     Gracias, de verdad, quisiera dar a esta Hermandad, pues me ha sabido acoger con amor fraternal y siempre se los agradeceré, con toda sinceridad.
Se despide con estas humildes palabras alguien que no pretende ser poeta ni popular, solo quiere ser una hermana más de esta Hermandad.
Un cordial saludo de esta cofrade que espera fervorosa su primera salida penitencial en esta hermandad acompañando a su titular.

Verde esperanza
Es tu mirada dolorosa;
Blanco perla
Son tus lagrimas
Rosa clavel
Es tu palio mecido
Al salir de San Pedro
Por la carrera del río.

Si tu palio se mece
Al ritmo de la saeta
Es porque te levan a hombros
Y la gente te reza.

Macarena de la Plata Sánchez

0Shares

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.