“Solo sé una cosa”

Suena un martillo entre flores
un Lunes Santo en Granada,
bajo la flor de las flores
al pie de Sierra Nevada.

Y baja por la Carrera
la rosa de mi consuelo,
llevando la Alhambra por palio,
y al Darro por costalero.

Al llegar a la tribuna
el silencio se hace eterno,
y el cirial que le alumbra
alivia el peso del costalero.

Cuando tú entras en Pasiegas
la Catedral preparada está
para que te reciba tu Hijo
y vea que guapa vas.

No llores Virgencita,
que tus lagrimas voy a quitar
cuando con mis pies alumbre
el camino hacia tu altar.

Porque sólo se una cosa:
que ni la fuerza puede fallar
ni la luz se puede apagar.

Jerónimo González

María del Carmen Gervilla

0Shares

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.